jueves, 21 de junio de 2007

SON SIETE LOS MARES, SIN CONTAR LAS ISLAS

cómo hago corazón con esta ausencia
de los que no están
cómo puedo si el tiempo es la verdad que huye
mi único recurso
saber que están
soles que me asisten
soy tan oscura que me da miedo
soy esa inconsistencia que adjudico a recagno
busquemos un punto de apoyo
porque nadie moverá el mundo
el mundo es infinitamente cruel
lo es todo el tiempo
cuando hablamos de Marruecos ante un tipo
que cobra quinientos pesos
cuando un tipo cobra quinientos pesos
y hablamos de pilates
por suerte el sufrimiento no me impide
ver a los que sufren frío, hambre, desamor, ausencia
desaparece un testigo
nadie es testigo de él
y ahora que hacemos
pilates y teatro y cremas hidratantes
analgésicos curitas para el alma que enferma
la escritura es mi único recurso
te diría
mi única posibilidad

2 comentarios:

Verbario dijo...

Cómo se desanuda este nudo en la garganta.
Cómo se secan las lágrimas de adentro.
Ay! Amanda... cuánta sensibilidad... cómo se puede decir tanto en tan pocas palabras? Será tu oficio de mirar...sin descanso?
Un abrazo

amanda dijo...

Y cómo agradezco esas lágrimas de adentro? No sé, ni idea. Espero que siempre estés del otro lado, Silvia. Otro abrazo para vos.